¿Son peligrosos los dominios-satélite para el posicionamiento de una web?

Los dominios satélite han sido tema de un encendido debate en los foros de WebProWorld en los últimos días. Algunos de los participantes ser referían a ellos como webring aludiendo a la vieja estrategia de crear anillos de sitios web específicamente para el posicionamiento en buscadores, en los que se incluían enlaces desde unos a los otros para mejorar la popularidad. Esta primitiva estrategia de incrementar el número de enlaces entrantes de forma artificial para falsear el cálculo de la relevancia de los buscadores hace tiempo que ya no surte efecto, dada la creciente habilidad de los buscadores para descubrir este tipo de trucos. Tras los webring vinieron las granjas de enlaces o linkfarms que, al igual que los webring, fueron igualmente detectadas con un efecto demoledor sobre un enorme número de webmasters y empresas de posicionamiento que habían confiado únicamente en esta estrategia para mejorar posicionamientos. Hace más de dos años que pudimos asistir al desplome en el posicionamiento de la mayoría de sitios web que empleaban este truco al actualizarse los algoritmos que detectaban este fraude a los buscadores.

A diferencia de los webrings, yo definiría los sitios satélite o micrositios como sitios web completamente autónomos, con contenido propio y diferenciado, sólo que mucho más enfocado y específico que el del sitio principal alrededor del cual “orbitan”. El objetivo que subyace a esta estrategia está claro: cuando un sitio web crece demasiado se convierte en un enorme paraguas bajo el cual se engloban, en crecientes niveles de profundidad, productos, servicios, artículos, noticias y otras múltiples funcionalidades y contenidos. Resulta obvio pensar que, en uno u otro momento, una parte de contenidos que tenga entidad en sí misma se desgaje del sitio principal para identificarse con su propio dominio. Esto no quiere decir que tenga que perder completamente su vinculación con el sitio principal primitivo, de igual forma a como las distintas sedes de un banco mantienen su vinculación con el grupo. Sino que se enfocan más en una serie de contenidos que resultan, de esta forma, más fáciles de posicionar en los buscadores por motivos obvios: dominios específicos que pueden contener palabras clave, menos niveles de profundidad, páginas muy enfocadas en un único tema…

Igualmente, resulta obvio pensar que los sitios web desgajados del principal mantendrán en variados puntos de su estructura, vínculos de enlace con contenidos relacionados que residen en el sitio matriz. Se trataría de enlaces que, en ocasiones, serán recíprocos y en otras, unidireccionales. Confundir este esquema con un clásico webring me parece que está bastante lejos de la realidad: las grandes marcas están continuamente creando nuevos dominios para sus productos, para sus eslóganes publicitarios… como, por ejemplo, el bosque virtual de Unión Fenosa.

¿En qué momento una red de sitios web satélites podrían ser detectadas como un webring por un buscador? Pues imagino que en el momento que presenten suficientes síntomas asociados a este fenómeno: un elevado índice de enlaces respecto al contenido total, estar alojados en el mismo servidor (misma IP), numerosos enlaces recíprocos, un alto porcentaje de contenido coincidente, estructura de programación o navegación similar, etc.

5 comentarios
  1. empubli
    empubli Dice:

    Estoy totalmente de acuerdo, nosotros concretamente tenemos varios dominios satelites, pero más que por los enlaces es por colocar cada uno de los productos en un dominio diferente.

  2. Fernando Maciá
    Fernando Maciá Dice:

    Fernando,

    Estoy de acuerdo contigo y, por tanto, también en desacuerdo con la posibilidad de que los buscadores penalicen a estos dominios satélites de alguna manera, sea ésta penalizando el dominio en sí, o penalizando a la web principal. Al contrario, creo que en muchos casos es una distribución de contenido lógica. En algunas grandes empresas, incluso necesaria. Pensemos en grandes grupos industriales como 3M, Siemens, Hyundai, etc. que tienen múltiples actividades y empresas. Evidentemente, no es lógico que tuvieran todo su contenido bajo un único dominio.

  3. Señor Muñoz
    Señor Muñoz Dice:

    Hola Fernando, buenas de nuevo.
    He leido con atención tu post y, pensemos en lo siguiente: si se supone que el algoritmo de relevancia de una web es automático (y no manual) los enlaces desde los microsites hacia el sitio principal no contarian en tanto en cuanto sean sobre la misma direccion IP. Esto, hasta ahora, era fruto de mas de una discusion y, realmente, sin rumbo fijo. Pero ¿hasta que punto el contenido de calidad de estos microsites sobre un microtema pueden ser “penalizados” con no pasar importancia a la web madre?
    Yo no estoy muy de acuerdo, Fernando, con esos webmasters que asocian una posible penalizacion a estos sitios. Además, ¿a quien penalizan? ¿a los micro o a la web madre?

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Por cierto, dadle una vuelta al post de Fernando Macia sobre la conveniencia o no de desarrollar un webring de páginas para conseguir posicionamiento. […]

  2. […] el dominio y hacer una web estática, sino que para un posicionamiento efectivo (y para que además no quede como una simple página proveedora de enlaces para la principal de cara a Google, lo que nos costaría muy caro) se debe llenar de contenido, con todo lo relacionado a lo que ese […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *